Cirugías Ginecológicas

Son intervenciones quirúrgicas relacionadas al área de la ginecología y obstetricia, llevadas a cabo por un médico ginecólogo. Existen dos tipos de cirugías ginecológicas:

Oncológicas

Aplicadas en el cáncer de vulva, útero, cuello de útero de endometrio, ovarios y mama.

Patologías Benignas

Aplicada a patologías de menor riesgo como fibromas, prolapsos, incontinencia urinaria, pólipos, miomas, DIUs retenidos, punciones ováricas, biopsias ginecológicas, etc.

Según se diagnostique el caso clínico, se puede realizar una cirugía ginecológica laparotómica (método tradicional), u optar por una menos invasiva a lo cual llamamos cirugía laparoscópica.

Esta última se lleva a cabo sin necesidad de realizar una apertura  total del abdomen, sino por vías mínimas de ingreso con pequeñas incisiones menores a 1 cm, con lo cual se introduce un sistema de cámaras que permite gran accesibilidad en la zona a trabajar y permite realizar el procedimiento quirúrgico con menor tiempo de recuperación y mayores ventajas.

Beneficios de la Cirugía Laparoscópica

  1. Menor uso de antibióticos y estadía hospitalaria
  2. Menor aparición de hernias o infecciones
  3. Menor índice de complicaciones
  4. Menor riesgo de trombosis por movilización temprana del paciente
  5. Beneficio estético: incisiones pequeñas casi imperceptibles

© Cristian Pérez, Médico Ginecólogo certificado en Reproducción Asistida. Si presenta alguna duda o consulta sobre asesorías, contácteme y estaré comunicándome con usted a la brevedad.