Tratamientos Ginecológicos

Los tratamientos ginecológicos  pueden variar según la edad y condición clínica, existen enfermedades que se presentan con más frecuencia en la adolescencia como quistes de ovario, transtornos hormonales, infecciones, etc.; en la adultez como la endometriosis, ovarios poliquísticos, prolapsos, miomas, enfermedades pélvicas inflamatorias, problemas de infertilidad; o en edad avanzada con el prolapso genital total y  la incontinencia urinaria.

Sea cual fuese la enfermedad, es necesario realizarse un chequeo y recibir un debido tratamiento ginecológico. Brindo tratamiento especializado en las enfermedades antes mencionadas. Conozca un poco más acerca de ellas:

Quistes de Ovario

Es una tumoración propia del ovario pero con contenido líquido que puede ser benigna o maligna dependiendo de sus características, marcadores tumorales, edad de la paciente, ecografía, etc. La mayoría de las veces requiere cirugía en la que hay que tratar de retirar el quiste pero conservando el ovario afectado.

Síndrome del Ovario Poliquístico

Se presenta cuando hay un desequilibrio en las hormonas que puede tener diversos orígenes y se suele manifestar por trastornos en el ciclo menstrual y hallazgos ecográficos compatibles con la enfermedad. Con este desequilibrio se producen alteraciones en el ciclo menstrual, quistes en los ovarios, problemas para poder procrear, aumento del riesgo de neoplasias, entre otros problemas de salud.

Pólipos Endometrial

Los pólipos uterinos son pequeñas tumoraciones benignas que provocan sangrado uterino anormal y pueden causar infertilidad, están recubiertos de epitelio y formados por una cantidad variable de estroma, glándulas y vasos sanguíneos. Suelen localizarse en el endometrio y  cuello del útero.

Miomas uterinos

Son tumores que crecen dentro de la matriz de la mujer (útero), pueden aparecer en la pared muscular uterina (initramurales), bajo la superficie del revestimiento uterino, bajo la cubierta externa del útero (subserosos) o dentro de la cavidad uterina (submucosos). Las causas de su crecimiento no son bien establecidas, sin embargo pueden deberse a un factor hereditario o a factores externos como el uso de hormonas o anticonceptivos.

Endometriosis

Enfermedad en la cual las células del revestimiento interior del útero (endometrio) crecen en otras zonas del cuerpo. A causa de este problema la mujer quien lo padece sufre de fuertes dolores menstruales (dismenorrea), sangrado abundante, sangrado entre periodos y problemas para quedar embarazada.

Enfermedad Pélvica Inflamatoria

Causada por una infección bacteriana en el útero, trompas de Falopio u ovarios. Los casos más frecuentes se deben a infecciones de transmisión sexual por  clamidia trachomatis y neisseria gonorrhoeae. Otras veces  la enfermedad pélvica inflamatoria se produce después del parto, biopsia del endometrio, inserción por DIU o abortos o procedimientos uterinos.

Prolapsos

Cuando uno o más órganos de la cavidad pélvica descienden hacia el exterior a través de la vagina, estos pueden ser la vejiga, el útero, la vagina, la uretra o hasta el recto. Entre las causas más frecuentes se encuentran los partos vaginales múltiples y/o instrumentales, pérdida de estrógenos en la menopausia, factores genéticos relacionados a una mala calidad de los músculos y ligamentos de la pelvis, estreñimiento y tos crónica, exceso de peso etc.

Incontinencia Urinaria

Sucede frecuentemente a mujeres con edad adulta o avanzada, consiste en la pérdida del control de la vejiga debido a que los músculos que mantienen la vejiga cerrada están muy debilitados o demasiado activos. Quien padece de este problema puede tener fugas leves de orina hasta la salida abundante o incontrolable. La mejor técnica para tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo en pacientes pre y postmenopáusicas que no responden a otros tratamientos y con un buen resultado a largo plazo son las mallas TOT.

Infertilidad Femenina

Causada mayormente debido a edad, problemas de ovulación, también por problemas hormonales, por el estilo de vida, factores ambientales, factor masculino o inexplicable. Se considera que una mujer es infértil luego de haber intentado quedar embarazada (antes de los 35 años) durante un año sin ningún resultado y seis meses cuando es después de los 35 años. Asimismo, cuando ha quedado embarazada pero ha tenido abortos espontáneos o recurrentes.

© Cristian Pérez, Médico Ginecólogo certificado en Reproducción Asistida. Si presenta alguna duda o consulta sobre asesorías, contácteme y estaré comunicándome con usted a la brevedad.